Miss Brenda puede retrotraernos a la infancia más o menos temprana o tardía,

y quizá con más facilidad a las fantasías de la infancia que a la cruda realidad

de la escuela, por donde seguramente nunca pasó ninguna maestra que tuviese

algo en común con Miss Brenda.

Hay muchos detalles reconfortantes en esta escena: la manzana en la esquina

de la mesa no es el menor de ellos y la despintada bola del mundo, con esos colores

irrepetibles, es otro.

En relación con Miss Brenda, apenas ningún detalle de la cintura para abajo tiene

desperdicio: las medias con esa cadena de ojales en el lugar de la costura; las ligas

bien puestas, apretadas, tirantes, dividiendo el muslo altísimo en dos campos de juego,

con esa crueldad del negro cortando el blanco; el florero central de las enaguas o

de las bragas, con sus ondulaciones de adorno apretadas entre la falda y los muslos;

los zapatos de taconazo con la brida tobillera; ese alzarse general de Miss Brenda

para alcanzar la última esquina en un desequilibrio inestable que añade tres centímetros

más de espléndido muslo al regalo de su enorme gesto.

‘Señorita Anderson, para usted, para aquellas piernas doradas, para aquel ceceo que

todavía hoy, cincuenta años después, me hacen escribir historias de amor’- escribió el poeta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario