the black art

 

 A woman who writes feels too much

those trances and portent !

As if cycles and children and islands

weren’t enough; as if mourners and gossips

and vegetables were never enough.

She thinks she can warn the stars.

A writer is essentially a spy.

Dear love, I am that girl.

A man who writes knows too much

such spells an fetiches !

As if erections and congresses and products

weren’t enough ; as if machine and galleons

and wars were never enough.

Whit use furniture he makes a tree.

A writer is essentially a crook.

Dear love, you are that man.

Never loving ourselves,

hating even our shoes and our hats,

we love each other, precious , precious.

Our hand are light blue and gentle.

Our eye are full of terrible confessions.

But when we marry,

the children leave in disgust.

There is too much food and no one left over

to eat up all the weird abundance.

 

el arte negro

 

 

Una mujer que escribe siente tanto,

los raptos  los presagios,

como si los ciclos,  los niños y las islas no fueran suficientes,

Como si los comadreos, las plañideras y los vegetales

nunca fueran suficientes.

Ella piensa que puede aconsejar a las estrellas.

Quien escribe es de hecho un espía.

Mi amor mi amor, yo soy esa muchacha.

 –

Un hombre que escribe sabe tanto,

los conjuros los fetiches.

Como si las erecciones, y congresos y los productos no fueran suficientes,

Como si las máquinas y galeones y las guerras nunca fueran suficientes.

De los viejos muebles construye un árbol.

Quien escribe es de hecho un pillo.

Mi amor mi amor, tú eres ese hombre. 

 –

Nunca nos amamos a nosotros mismos,

y odiamos incluso a nuestros zapatos y sombreros,

nos amamos el uno al otro,  precioso, precioso.

Nuestras manos son suaves, y azul claro.

Nuestros ojos están llenos de terribles confesiones.

Pero cuando nos casemos,

los niños se marchan asqueados.

Hay tanta comida y no queda nadie 

para comerse toda la sobrenatural  abundancia. 

[traducción: josé gregorio díaz/reinaldo pérez só]

 

 

el arte negro

 

 

Una mujer que escribe siente demasiado,

esos trances y presagios,

como si los ciclos y los niños y las islas no fueran suficientes,

como si los dolientes y los chismes y las verduras nunca fueran suficientes.

Ella piensa que puede advertir a las estrellas.

Un escritor es, esencialmente, un espía.

Amor mío, yo soy esa chica.

 –

 

Un hombre que escribe sabe demasiado,

tales embrujos y fetiches.

Como si las erecciones, los congresos y los productos no fueran suficientes,

como si las máquinas y los galeones nunca fueran suficientes;

Él hace un árbol con muebles usados.

Un escritor, es, esencialmente, un ladrón.

Amor  mío, tú eres ese hombre.

 –

 

Sin amarnos nunca a nosotros mismos,

odiando hasta nuestros zapatos y sombreros,

nos amamos, precioso, precioso.

Nuestras manos son suaves, de un azul claro.

Nuestros ojos están llenos de confesiones terribles.

Pero cuando nos casamos,

los niños quedan asqueados.

Hay demasiada comida y no queda nadie más

que coma toda la extraña abundancia.

 

 

[versión de brenda ríos]

 

 

 

el arte negro

 

 

Una mujer que escribe siente demasiado,

esos trances y presagios!

Como si ciclos y niños e islas

no fueran suficientes; como si dolientes y malas lenguas

y legumbres no fueran nunca suficientes.

Ella cree que puede amonestar a las estrellas.

Una escritora es en el fondo una espía.

Amor mío, esa mujer soy yo.

 –

 

Un hombre que escribe conoce demasiado,

tales hechizos y fetiches!

Como si erecciones y congresos y productos

no bastaran; como si máquinas y galeones

y guerras no fueran nunca bastante.

De muebles usados hace un árbol.

Un escritor es esencialmente un estafador.

Amor mío, ese hombre eres tú.

 –

 

Nunca queriéndonos a nosotros,

odiando incluso nuestros zapatos y sombreros,

nos amamos, tesoro, tesoro.

Nuestras manos son azul claro y tiernas.

Nuestros ojos están llenos de terribles confesiones.

Pero cuando nos casamos,

los niños nos abandonan llenos de disgusto.

Hay demasiada comida y no queda nadie

para comer toda esta fantástica abundancia.

 

[no consta el traductor]