Puse agua y cinabrio en mi corazón y en mis venas
y vi la muerte más allá de la púrpura.
 
Ahora mis ojos ven en el pasado: grandes flores inmóviles, madres
atormentadas en sus hijos, líquenes fertilizados por la tristeza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

antonio gamoneda

Arden las pérdidas (2003)

Más allá de la sombra

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario