LA ANTOLOGÍA ‘SÍLABAS NEGRAS’

 

Y SUS APARTADOS TEMÁTICOS

 

 

La antología de Antonio Gamoneda ‘Sílabas negras’ (XV Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. Ed. Universidad de Salamanca, 2006),

en edición de Amelia Gamoneda y Fernando R. de la Flor, agrupa los poemas de Gamoneda en distintos apartados temáticos.

Cada apartado lleva un pequeño texto introductorio:

 

 

ESFERA

 

El territorio de la intimidad es esférico: vientre, madre, familia, casa, sartén, pan, vasijas, cántaros, cuencos, pozos, cucharas. Y, en la memoria, el estrato afectivo se ahorma en envoltura: la cabeza en el hueco de unas manos, el rostro y el mundo en él circunscrito, la bombilla y su halo amarillo, los pechos y “sus círculos amoratados”, el “cinturón de álamos”, “las habitaciones cóncavas”, los armarios. La biografía íntima es una bio(e)sfera.

 

PAÍS SIN RETORNO

 

Un país entregado a un tiempo de traición y destrucción convierte en rehén a su habitante; de ese país no se escapa ni se vuelve: interiorizado, deviene espacio mental, y en él, indefinidamente, el pensamiento es torturado, se subleve, cae en vergüenza y en melancolía. El hombre es el país, el hombre es también la distancia que vuelve a ambos irreconciliables.

 

PARAJES

 

Paisajes, paradas, viajes ejercen de espejos cóncavos, convexos, múltiples, puros, abismales. En ellos adquiere volumen el ánimo de los ojos que miran. Aunque la mirada modele a la naturaleza, no se impone contra natura; rescata de lo informe a la materia, la apresa, y así la materia accede a la existencia. Mirar y nombrar fundan sentido de este modo apasionado.

 

MATERIA ALZADA

 

De un sonido, un trazo o una piedra viene la vibración que emociona al pensamiento: se alza la materia en el aire, en el tiempo, en el color. A veces esto ocurre en el relato del poema (y de esa altura física brota el lenguaje), a veces esto le ocurre al propio cuerpo de la palabra poética (y entonces es blues o tango).

 

LA DULZURA Y LA SOMBRA

 

Ternura y sensualidad frecuentan los mismos lugares: cabellos, ojos, manos, piel, labios, boca. Pero sólo las formas oscuras del amor acceden a los huesos, a la humedad, a los aceites y las oquedades. A fuerza de tiempo, dulzura y sombra convergen. Y, al cabo, la vocación de profundidad de la caricia encuentra su tacto perfecto: acariciar la luz que el cuerpo desprende.

 

PASIONES VANAS, INÚTILES, IMPURAS 

 

Nombradas o sin nombre, las pasiones pesan sobre la lengua. Pasión es el gozo atormentado, la virtud impura, el arrebato inútil, la emoción estéril y, en extremo, el rapto en la pura vacuidad, la ebriedad de la ausencia. Pasión es aquello que arde e interminablemente se consume: sin resto, sin ganancia, sin pérdida.

 

ATRABILIS

 

Melancolía e ira desprenden sus flujos negros y amarillos, y colonizan el agua, el acero y la luz. Rezuman los humores, la grasa, el llanto, las “sílabas negras”; silban látigos, cuchillos y serpientes; se entenebrecen lámparas y soles: “la luz es médula de sombra”.
Hierro: a esa muerte saben la lengua y la garganta.

 

FÁRMACO

 

No la costumbre del veneno, sino la costumbre de la muerte; no la muerte domesticada, sino la doméstica; ésta es la otra enseñanza de Mitrídates: para preservar la vida es necesario morir en dosis homeopáticas. Kratevas es el artífice de ese ars moriendi: técnica, belleza, espectacularidad. La fórmula de la felicidad no reside propiamente en el efecto del veneno, sino en la sabiduría de muerte que su uso otorga.

 

GEOGRAFÍAS BLANCAS

 

“La geografía final es blanca.” El verso de hace más de treinta y cinco años anticipa e inscribe el final en el principio: palabra de fatum. Así será: transparencia, visiones, nieve, sábanas, cortinas, cal, ciudades y heridas blancas, “claridad sin descanso”, “luz quieta y vacía”, “luz en la luz”. Exuberante floración de la blancura en la que se extenúa (y no se extenúa) la desaparición.