Oigo un grito amarillo: luz desgarrada por la luz.

Por caminos de espinas, he llegado

al páramo invisible.

No merecía la pena. Me dispongo

al olvido y al vértigo. Ésta es la última

dificultad. Es excesivo

este cansancio sin destino.

No

había palomas en la eternidad.

 No

había eternidad.

en Tres poemas de antonio gamoneda


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario