charles simic

el mundo no se acaba

simic

charles no se acaba el mundo

el mundo

simic no se acaba

el mundo charles

 

 

 

              Era la época de los maestros en el arte de la

Ievitación. Ciertas noches veíamos a hombres y

mujeres solitarios flotar sobre las oscuras copas de

los arboles. ¿Estaban dormidos o más bien pensaban?

No hacían ningún esfuerzo por fijar un rumbo. El

viento los mecía con gran suavidad. Temíamos hablar,

respirar. Hasta los pájaros nocturnos guardaban

silencio. Más tarde, mencionábamos el librito que la

joven sostenía en sus manos y el modo en que aquel

lituano había perdido su sombrero en los cipreses.

Al amanecer ni siquiera había nubes en el cielo.

Veíamos unos pocos cuervos atildarse a un lado del

camino; las camisas alzar sus mangas vacías en el

tendedero de una mujer ciega.

It was the epoch of the masters of levitation.

Some evenings we saw solitary men and women

floating above the dark tree tops. Could they have

been sleeping or thinking? They made no attempt to

navigate. The wind nudged them ever so slightly. We

were afraid to speak, to breathe. Even the nightbirds

were quiet. Later, we’d mention the little hook clasped

in the hands of the young woman, and the way that

old man lost his hat to the cypresses.

In the morning there were not even clouds in the

sky. We saw a few crows preen themselves at the edge

of the road; the shirts raise their empty sleeves on the

blind woman’s clothesline.

 

 

 

              Historias de fantasmas escritas como ecuaciones

algebraicas. La pequeña Emily está muy asustada

junto a la pizarra. Las Equis parecen un cementerio de

noche. El maestro quiere que husmee entre ellas con

una tiza. Todos los niños contienen el aliento. La tiza

blanca lanza un chillido entre los signos más y menos,

y luego vuelve la calma.

             Ghost stories written as algebraic equations.

Little Emily at the blackboard is very frightened. The

X’s look like a graveyard at night. The teacher wants

her to poke among them with a piece of chalk. All the

children hold their breath. The white chalk squeaks

once among the plus and minus signs, and then it’s

quiet again.

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario