desaparezco

 

 

 

Desaparezco, pero no a mi mismo

solo ante muchos puntos de vista puestos de acuerdo

hueco y sordo, oigo a intervalos la memoria

impulsada oportunamente

Avanzo accidente tras accidente

fuera de los contextos pavimentados

entrelazando los días, transparente

abotonada el alma por un costurero atroz

lejos del presente pero en primera fila, ausente

Impulsando mi cuerpo émbolo tras émbolo

respirando, atento a la maquinaria

a pesar de que la intención se desdibuja

como el aliento en pleno invierno

Viviendo en un bucle cinético, más o menos amplio

que se agranda con una droga imaginaria

que me proporciona una falsa sensación de libertad

Opaco, no distingo la mañana de la tarde

Con la mente en regresión, inquieto

sin dirección

Sin esperanza de que algún día

vuelva el sentido común

todas las variantes de la voluntad están atadas

por cordeles que se tensan

elevándola como una cama elástica

a la que caigo, una y otra vez

 

 

 
 
 
 
 
 
Angel Ferrer
 
Inédito