eunice odio

 

 

amar- mar

 

 

Vértigo al contacto               

con el mar sanguíneo de tu piel   

tan parecido al subir y bajar     

de la espuma, al roce de tus muslos

semejantes a las dunas marinas;   

donde el delfín se adentra,       

hacia el interior de la grieta     

donde la corriente del placer     

hace explosión,                   

en continuos gemidos               

y cantos de sirenas               

ahí donde el sol traspasa         

el lumbral de la fantasía         

perdiéndose en la profundidad     

en la ingravidez del cosmos.       
                                   
                                   
Huelo el contorno de tu corazón   

y habito en los pequeños y grandes 

acantilados, aferrando mis ansias 

cual liquen en medio del huracán, 

teniendo entre mis piernas,       

al sol y a la luna cautivos.