ezra pound

 

primeros poemas

1908-1920

 

 

traducción de rolando costa picazo

 

 

 

 

 

 

 

la casa del esplendor

 

 

Esta es la casa de Evanoe,

que no está hecha con las manos,

pero en algún lugar, más allá de los caminos del mundo,

su oro se esparce, arriba, alrededor, entrelazado;

con él se moldean extraños senderos y paredes.

 

Y yo he visto a mi Señora en el sol,

su cabello suelto, un haz de alas,

y era rojo el sol, detrás de todo.

 

Y la he visto allí, dentro de la casa,

con seis grandes zafiros que colgaban en la pared,

bajos, con forma de panel, al nivel de sus rodillas,

y su manto estaba tejido de oro pálido.

 

Hay muchas habitaciones, todas de oro,

con paredes tejidas, con profundos diseños de marfil,

cincelados, y a través de la sanguínea piedra,

bordada, emana la áurea luz.

 

Aquí he venido por fuerza de mi amor por ella:

mirad, mi adoración

me hace diáfano, y hay en esto poderes

que, puestos en juego por las virtudes de su alma,

derriban las cuatro paredes del tiempo detenido.

 

  

 

 

 

 

the house of splendour

 

 

 

 

‘ Tis Evanoe’s,

A house not made with hands.

But out somewhere beyond the worldly ways

Her gold is spread, above, around, inwoven;

Strange ways and walls are fashioned out of it.

 

And I have seen my Lady in the sun.

Her hair wras spread about, a sheaf of wings,

And red the sunlight was, behind it all.

 

And I have seen her there within her house,

With six great sapphires hung along the wall.

Low, panel-shaped, a-level with her knees,

All her robe was woven of pale gold.

 

There are there many rooms and all of gold,

Of w oven w alls deep patterned, of email,

Of beaten w ork; and through the claret stone.

Set to some weaving, comes the aureate light.

 

Here am I come perforce my love of her,

Behold mine adoration

Maketh me clear, and there are powers in this

Which, played on by the virtues of her soul.

Break down the four-square walls of standing time.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Y, claro, la casa del esplendor.

    Como ves, Master, estamos atascados en una veintena de poemas
    Pound y no hacemos más que darles vueltas a esas imágenes ya gastadas
    y sucias por el uso. Mmmmm. Cuando el viejo chivo escribió muchos muchos,
    de los que ni siquiera hemos oído el título. Comadrejassssss -diría Pound-.

    Narciso

Los comentarios están cerrados