ezra pound

 

primeros poemas

1908-1920

 

traducción de rolando costa picazo

 

 

 

 

los ojos

 

 

Descansa, Maestro, pues estamos cansados, cansados,

y querríamos sentir los dedos del viento

sobre estos párpados que se cierran,

húmedos y plúmbeos.

 

Descansa, hermano, pues ¡mira! ¡Ha apuntado el alba!

La amarilla llama empalidece

y la cera disminuye.

 

Libéranos, pues afuera hay colores agradables,

el verde del musgo en la madera y los colores de las flores,

y frescura debajo de los árboles.

 

Libéranos, pues perecemos

en esta eterna monotonía

de feas marcas de imprenta, negras

sobre los pergaminos blancos.

 

Libéranos, pues hay alguien

cuya sonrisa vale más

que toda la antigua sabiduría de tus libros:

y a ella contemplaríamos.

 

 

 

 

 

 

 

the eyes

 

 

 

Rest Master, for we be a-weary, weary

And would feel the fingers of the wind

Upon these lids that lie over us

Sodden and lead-heavy.

 

Rest brother, for lo! the dawn is without!

The yellow flame paleth

And the wax runs low.

 

Free us, for without be goodly colours.

Green of the wood-moss and flower colours.

And coolness beneath the trees.

 

Free us, for we perish

In this ever-flowing monotony

Of ugly print marks, black

Upon white parchment.

 

Free us, for there is one

Whose smile more availeth

Than all the age-old knowledge of thy books:

And we would look thereon.

 

 

 

 

 

 

comentario: 

 

[Breve poema -cinco estrofas sin rima, tres de cuatro versos, dos de tres- del primer período “esteticista” de Pound, con fuerte influencia de Yeats.

Se publicó en Exultations (1909) y fue luego incluido en Umbra (1920) y Personae. The Collected Poems of Ezra Pound (Nueva York, 1926).

Ha merecido muy poca (casi nula) atención crítica.

Estrofa final:

Kenneth Knowles Ruthven, quizás el único que se ocupa, muy brevemente, de “The Eyes’ en A Guide to Ezra Pound’s Personae (1926),

nos refiere a Love’s Labours Lost (I, i, 72-93), de Shakespeare, donde se contrastan los libros con la sabiduría que se gana con la contemplación

de los ojos de una dama.]

 

 

 

 

 


 

 

 

 

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario