fabio morábito

 

la ola que regresa

·poesía reunida·

 

FCE México

1ª edición 2006

 

 

espacio escultórico

 

 

A Antonio Deltoro

  

 

 

 

 

 

Vienen a refocilarse

los burócratas

en este enorme círculo de piedras,

que es lo que tienen a la mano,

a reencontrar en estas rocas

una escarpada idea

de la existencia.

Vienen a ver

las grietas de la lava,

a aventurarse entre las grietas.

El viento los despeina,

a cada rato están a punto

de caerse,

de arruinarse el traje,

los zapatos.

Tienen que regresar

a sus despachos,

no pueden demorarse.

Cómo se ven inermes

y sin embargo audaces,

aquí donde hay nada

delineado,

ninguna orden clara;

sencillamente está la lava

que se encerró en un círculo

para apreciarla con los ojos,

está la gran pobreza

de las rocas

que forma un verdadero espacio,

una amplitud que se agradece,

y los burócratas, acostumbrados

a las paredes falsas,

saben que aquí

todo camino es por los bordes,

irrepetible,

y no conduce a nada.

Éste no es un laberinto

sino un paisaje submarino

al que le falta el agua,

es como ver el esqueleto de un océano.

Tal vez tengamos sed de algún venero,

de algún perdón

que fluya en lo más hondo

y llene los espacios

y cure tantas cicatrices;

que suba el agua del principio,

que borre los recuerdos tristes

y nos redima

de nuestra vida poco extraordinaria.