uno de sus poemas

sobre la naturaleza

 

 

 

Se propusieron por sí

solas otras soluciones.         otras soluciones:

Podíamos mudarnos               mudarnos

al oeste y dedicarnos a                &

la entropía.                             la entropía,

Podíamos apretarnos                apretarnos

en portillos. Eso, en                en portillos,

conjunto,

parecía de lo más

prometedor. O

podíamos olvidarnos                   olvidarnos

de que nos                              de que nos

conocíamos.                             conocíamos

Bien pensado,

resultaba bastante

distinguido.

 

Dragando el Pacífico                Dragando

en busca de estrellas           en busca de estrellas

de mar, como                            de mar

solemos,

uno fluctúa igual que                uno fluctúa

una sombra, como la

sombra de uno.

Las verdades pintadas          verdades pintadas

no siempre resultan                  no siempre

animadas,                                animadas

ni los arabescos sin            ni los arabescos

barnizar directos y sin

complicaciones.

Esta pureza donde me              Esta pureza

gustaría que nos                    imagináramos

imagináramos                          viviendo

viviendo

no la apabullan el

brandy y los puros.

Ella aguarda en el                       aguarda

cuarto de los pasos

perdidos.

 

Siempre queda una              queda una

pizca de esperanza; no        pizca de esperanza:

hay más

que darle la vuelta y              darle la vuelta

restregarla bien hasta

que entre en razón.

Para entonces los                         los

pocos espectadores               espectadores

que queden ya habrán              ya habrán

renunciado                            renunciado

a regresar a casa en              a regresar a casa

desorden, con viento

acerbo, barro y caos,

por tierra, mar o

espuma, alfabetizados           alfabetizados

durante un día, pero                        pero

dejándose guiar.                       dejándose guiar.

     

one of his nature

poems

 

 

 

Other solutions

proposed themselves.

We could move west,

devote ourselves to

entropy.

We could embrace in

embrasures. That, on

the whole,

sounded most

promising. Or we could

forget we ever met.

It seemed pretty

distinguished on

reflection.

 

Dragging the Pacific

for starfish, like we do,

one fluctuates as a

shadow, like one’s

shadow.

Painted truths can’t

always be lively,

nor unvarnished

arabesques

straightforward and

cool.

This purity I’d like us

to contemplate living

in

isn’t flummoxed by

brandy and

cigars.

It waits in the room of

lost steps.

 

Everything has a silver

lining; it’s a matter

of turning it over and

scrubbing some sense

into it.

By then the last few

spectators will have

given up

to straggle home

through a rude wind,

mud, and chaos,

by land, sea, or foam,

literate for a day but

other-directed.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

john ashbery

a worldly country

un país mundano

a la memoria de bárbara epstein

traducción: daniel aguirre oteiza

Lumen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario