Parting as descent

 


They sun rushed up the sky; the taxi flew;
There was a kind of fever on the clock
That morning. We arrived at Waterloo
With time to spare and couldn’t find my track.

The bitter coffee in a small cafe
Gave us our conversation. When the train
Began to move, I saw you turn away
And vanish, and the vessels in my brain

Burst, the train roared, the other travellers
In flames leapt, burning on the tilted air
Che si cruccia, I heard the devils curse
And shriek with joy in the place beyond prayer.

 

Separación como descenso

 


El sol corría en el cielo, el taxi voló;
había una especie de fiebre en el reloj
esa mañana. Llegamos a Waterloo
con tiempo de sobra y supe encontrar mi rumbo.

El café amargo en un pequeño restaurante
nos dio para conversar. Cuando el tren
comenzó a andar te vi volverte
y desaparecer, y las venas de mi cerebro

estallaron, el tren rugió, los demás pasajeros
saltaron presurosos, ardiendo el mudable aire
che si cruccia, oí los demonios maldecir
y chillar de alegría en ese lugar lejano a la súplica.

 

 

John Berryman 

 

 

 

john-berryman

 


 

 

 

 

Deja un comentario