PARAQUET

 

 

 

Tengo en su jaula de oro un nuevo pájaro. Negro y azul, vivaz, melancólico, es una cruza entre el parakeet [Melopsitacua

undatus] llamado en México Periquito de Australia, y la cuerva (Corvus Corax) a la que Gabriel Zaid escuchó graznar «paraké, paraké».

 

Es lo único que dice nuestro pájaro. Por eso lo bautizamos Paraquet (nombre científico: Interrogator jam priden). Como el ave agorera

llevada a Moctezuma al borde de su ruina, el Paraquet tiene un espejo por cabeza.

 

Al verse reflejados en él y escuchar su única palabra, su breve lección socrática de filosofía, los más se desalientan y derrumban. Sólo

unos cuantos buscan y por fin encuentran el paraqué de todo este embrollo y nos redimen al salvarse.

 

 

 

 

 

LA EDAD DE LAS TINIEBLAS

   José Emilio Pacheco

2009

poemas en prosa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario