PARAQUET

 

 

 

Tengo en su jaula de oro un nuevo pájaro. Negro y azul, vivaz, melancólico, es una cruza entre el parakeet [Melopsitacua

undatus] llamado en México Periquito de Australia, y la cuerva (Corvus Corax) a la que Gabriel Zaid escuchó graznar «paraké, paraké».

 

Es lo único que dice nuestro pájaro. Por eso lo bautizamos Paraquet (nombre científico: Interrogator jam priden). Como el ave agorera

llevada a Moctezuma al borde de su ruina, el Paraquet tiene un espejo por cabeza.

 

Al verse reflejados en él y escuchar su única palabra, su breve lección socrática de filosofía, los más se desalientan y derrumban. Sólo

unos cuantos buscan y por fin encuentran el paraqué de todo este embrollo y nos redimen al salvarse.

 

 

 

 

 

LA EDAD DE LAS TINIEBLAS

   José Emilio Pacheco

2009

poemas en prosa