joseph brodsky

 

 

törnfallet

 

versión de Oscar Aguilera

 

 

 

Hay una pradera en Suecia

donde yazgo golpeado,

con los ojos manchados de las

entradas y salidas blancas de las nubes.

 

Y cerca de esa pradera

vaga mi viuda

trenzando una corona

de tréboles para su amado.

 

La tomé en matrimonio

en una parroquia de granito.

La nieve prestó su blancura,

un pino fue testigo.

 

Ella nadaba en el lago

ovalado cuyo espejo

de ópalo, enmarcado de helechos,

se sentía felizmente roto.

 

Y en la noche el testarudo

sol de sus castaños

cabellos brillaba en mi almohada

de un lado a otro.

 

Ahora en la distancia

escucho su canción.

Canta “Golondrina Azul”,

pero yo no la puedo acompañar.

 

Las sombras de la tarde

hurtan a la pradera

su amplitud y color.

Se pone frío.

 

Mientras yazgo muriendo

aquí, veo

las estrellas. Aquí está Venus ;

nadie entre nosotros.

 

 

 

   

 

 

 



There is a meadow in Sweden

where I lie smitten,

eyes stained with clouds’

white ins and outs.

 

And about that meadow

roams my widow

plaiting a clover

wreath for her lover.

 

I took her in marriage

in a granite parish.

The snow lent her whiteness,

a pine was a witness.

 

She’d swim in the oval

lake whose opal

mirror, framed by bracken,

felt happy, broken.

 

And at night the stubborn

sun of her auburn

hair shone from my pillow

at post and pillar.

 

Now in the distance

I hear her descant.

She sings “Blue Swallow,”

but I can’t follow.

 

The evening shadow

robs the meadow

of width and color.

It’s getting colder.

 

As I lie dying

here, I’m eyeing stars.

Here’s Venus;

no one between us.