julieta valero

altar

de los días parados

 

 

 

 

continuidad

 

Minúsculos corazones van y toman

estratégicos páramos en mi cuerpo

para latir y latiendo dejar que me marche.

Pero siempre vuelvo, siempre siempre he de volver.

Y es la costumbre del retorno lo más parecido a una firma.

 

Por tanto:

¡Hambre sin tregua y sin fuente, curiosidad!

¡Un siendo que hermane mis soldados!

¡Un párpado sin noche en la casa del maestro!

¡Un sinsentido que mate de veras,

pero en lentas jornadas de esclavo!

¡Un bate implacable que señale: esto no soy,

esto tampoco, aquello sí he sido!

¡Un amor renegando de sí a cada curva!

Para ser, para amar, para morir, muy de veras;

para ser sin futuro, para amar sin texto,

para morir cuenta atrás.

Y todo y siempre muy de veras.

 

     

 

 

 

 

 

 

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario