maestros

 

 

 

 

Me encontré una mujer hace tiempo,

su pelo lo negro que el negro puede llegar a ser.

¿ Eres tú una maestra del corazón ?

Suavemente respondió: ” No “

Me encontré una chica al otro lado del mar,

su pelo lo dorado que el oro puede ser.

¿ Eres tú una maestra del corazón ?

Sí, pero no para ti.

 

 

Me encontré un hombre que había perdido la cabeza

en algún lugar perdido que yo tenía que encontrar.

Sígueme, dijo el hombre sabio

pero el caminaba detrás.

 

 

Entré caminando a un hospital

donde nadie estaba enfermo y nadie estaba bien.

Cuando por la noche se marcharon las enfermeras,

yo no podía caminar en absoluto.

 

 

Llegó la mañana

y después llegó el mediodía.

A la hora de cenar, la cuchilla del escalpelo

yacía junto a la cuchara, mi cuchara de plata.

 

 

Algunas chicas vagan por error

en la carnicería que hacen los escalpelos.

¿ Sois vosotras las maestras de mi corazón ?

Nosotras enseñamos a los viejos corazones a

romperse.

 

 

Una mañana, me desperté solo,

el hospital, las enfermeras habían desaparecido.

¿ He cortado bastante, Mi Señor ?

Chico, eres un hueso.

 

 

Yo comí y comí y comí,

no, no me perdí un plato.

¿ Cuánto cuentan estas comidas ?

Nosotros nos lo cobraremos en odio.

 

 

Gasté mi odio en todos los lugares,

en cada trabajo, en cada cara.

Alguien me dio deseos

y yo deseé un abrazo.

 

 

Varias chicas me abrazaron,

luego fui abrazado por hombres.

¿ Es perfecta mi pasión ?

No, hazlo una vez más.

 

 

Yo era guapo, yo era fuerte,

sabía las palabras de cada canción.

¿ Os agradó mi canto ?

No, las palabras que cantaste estaban equivocadas.

 

 

¿ Quién eres tú a quien me dirijo ?

¿ Quién anota lo que confieso ?

¿ Sois vosotros los maestros de mi corazón ?

Nosotros enseñamos a descansar a los viejos

corazones.

 

 

Bueno, maestros, ¿ He acabado mis lecciones ?

No podría hacer ninguna más.

Ellos se rieron y dijeron: ” Bueno, chico,

¿ has acabado tus lecciones ? 

¿ has acabado tus lecciones ? 

¿ has acabado tus lecciones ? “

 

   

     teachers

 

 

I met a woman long ago

her hair the black that black can go,

Are you a teacher of the heart?

Soft she answered no.

I met a girl across the sea,

her hair the gold that gold can be,

Are you a teacher of the heart?

Yes, but not for thee.

 

 

I met a man who lost his mind

in some lost place I had to find,

follow me the wise man said,

but he walked behind.

 

 

I walked into a hospital

where none was sick and none was well,

when at night the nurses left

I could not walk at all.

 

 

Morning came and then came noon,

dinner time a scalpel blade

lay beside my silver spoon.

 

 

Some girls wander by mistake

into the mess that scalpels make.

Are you the teachers of my heart?

We teach old hearts to break.

 

 

One morning I woke up alone,

the hospital and the nurses gone.

Have I carved enough my Lord?

Child, you are a bone.

 

 

I ate and ate and ate,

no I did not miss a plate, well

How much do these suppers cost?

We’ll take it out in hate.

 

 

I spent my hatred everyplace,

on every work on every face,

someone gave me wishes

and I wished for an embrace.

 

 

Several girls embraced me, then

I was embraced by men,

Is my passion perfect?

No, do it once again.

 

 

I was handsome I was strong,

I knew the words of every song.

Did my singing please you?

No, the words you sang were wrong.

 

 

Who is it whom I address,

who takes down what I confess?

Are you the teachers of my heart?

We teach old hearts to rest.

 

 

Oh teachers are my lessons done?

I cannot do another one.

They laughed and laughed and said, Well child,

are your lessons done?

are your lessons done?

are your lessons done?

 

 

 

 

 

leonard cohen song lyrics & poems

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario