el día en que

 

se acaba la canción

 

 

 

 

 

 

 

Cuando el sentido, ese anciano que te hablaba

en horas de soledad, se muere

                                               entonces

miras a la mujer amada como a un viejo,

y lloras.

            Y queda

huérfano el poema, sin padre ni madre,

                                                           y lo odias,

aborreces al hijo colgando

como un aborto entre las piernas, balanceándose allí

como hilo que cuelga o telaraña,

cuando el sentido muere,

                                   como un niño

castrado por un ciego,

al amparo de la noche feroz, de la noche:

como la voz de un niño perdido aullando en

                                                                  el viento

el día en que se acaba la canción, dejando

sólo un poco de tabaco en la mano,

                                                      y la ciudad ahora, las

ciudades convertidas en vastas plantaciones de tabaco,

                                                                      y la mano

asombrada toca la boca sin labios

el día en que se acaba la canción, y se pierde

el hombre que a sí mismo le daba el nombre de alguien,

al dar la vuelta a una esquina, un atardecer sin música.

El día en que se acaba la canción el dolor mismo

Es sólo un poco de tabaco en la mano

                                                           Y las palabras

son todas de antaño, y de otro país, y caen

de la boca sin dientes como un líquido

parecido a la bilis,

                           el día

en que se muere el sentido, ese

asesino que al crepúsculo hablaba y al

insomnio susurraba palabras y cosas,

                                                           el día

en que se acaba la canción miras

a la mujer amada como a un viejo, y

con la cabeza entre las piernas,

frente al mundo abortado, lloras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Last river together, 1980

Poesía completa, 1970-2000

Visor 2007

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario