[después de leer la crítica de los addison, nos hemos quedado con ganas

tanto de ver unas fotos de la poeta como -en segundo lugar- de leer uno o algunos 

de sus poemas, simplemente para corroborar o desmentir el criterio del colectivo.]

 

 

 

 

colectivo

addison de witt

 

 

yolanda castaño

 

profundidad de campo

 

 

 

 

   

Porque Castaño no había pasado todavía por nuestro filtro,
hemos querido hacer contracrítica de su último libro:
“Profundidad de campo”.

Por voluntad propia no hemos incluido foto de la escritora.
La belleza que la poeta se atribuye a sí misma (su imagen
aparece insólitamente hasta en la portada del libro),
los “problemas” que parece acarrearle dicha belleza unido
al tema de la identidad, son los ejes temáticos principales
de “Profundidad de campo”.
El tema de la belleza ya comienza a aparecer en el primer
poema:

“Como no encuentre trabajo, me marcho a las Vegas.
En los Estados Unidos soy más guapa que en ningún otro sitio.”
En el segundo poema se pregunta por el resultado de un
accidente de tráfico:
“¿Cómo quedaría mi belleza espigada…”.
En la parte que ella llama “Núcleo central”, es dónde en mayor
medida trata este tema: 
“Mi belleza…
ofende…
..intimida…enerva sin hablar,
… acobarda”.
En este poema la autora adopta una posición victimista,
que se ve en otros poemas.
Su supuesta belleza levanta suspicacias, la desvirtúa,
la esconde, la negocia, la niega…Ante tanto victimismo y
falta de espíritu autocrítico e irónico cabría preguntarse
si el exhibicionismo plástico de la autora sería entonces
una suerte de acto masoquista.
Porque si “la belleza corrompe” y al mismo tiempo
“La sonrisa de mis pechos dio combustible a los aeroplanos”
fácil resulta observar por qué vuelan ciertos aviones.
La obsesión de la autora con este tema roza el paroxismo.
En otro poema:
“La estrechez de mi cintura malvende mi descrédito”.
En otro:
“Como nací guapa, debo hacer penitencia.
/…/
Amnistía para mis piernas que desconocen la celulitis.
/…/
¿Usar una 36 y hacer literatura?
Quisiera pedir PERDÓN
con mis labios pequeños.”

 


 
 
En lo temático cansa el poema por lo repetitivo, por lo victimista y por lo insoportablemente engreído en otros casos,
por mucho que algunos se acojan al sujeto poético.
Hay decenas de poetas al menos tan guapas como esta mujer que jamás han hecho un uso tan reiterado de su imagen,
y mucho menos se han centrado de manera tan egocéntrica en sus propios cuerpos
“demonizaron lo gentil y lo esbelto de mi cuello y el
modo en que nace el cabello en la parte baja de mi nuca en este
club no se admite a chicas que anden tan bien arregladas”
Es posible que Yolanda Castaño luzca una 36, pero respecto a “hacer literatura” tenemos nuestras dudas,
dudas esenciales.
En primer lugar, “Profundidad de campo” no hace honor a su nombre. Temáticamente es reiterativo, pesado y aburrido.
Por supuesto no aporta ninguna novedad al viejo conflicto de la identidad, ni siquiera en el larguísimo
poema “Freak of Nature”.
Sobra palabrería y falta contenido.
El confesionalismo de la autora está tan gastado como manido.
No hay aportación semántica. ¿Qué hay?
En lo técnico, la escritora carece de un sentido correcto del ritmo.
Ni siquiera podría decirse que el poema suena arrítmico.
Simplemente no suena.
Ni en gallego ni en español.
Aunque no abusa de la metáfora ni de la imagen, las metáforas que utiliza son medianías nada originales
“Una mariposa de frío atraviesa el paso”
“Arrecife de sombra que rompe mis collares”
A veces, sin venir a cuento, Yolanda usa un léxico voluntariamente recargado y seleccionado que no
fragmenta el discurso sino que simplemente lo emborrona:
“Y mi esperanza glosa una ferocidad ágil…”
“Mi belleza que me deturpa”
“Dardea sin respiro la comisión del desamparo”
En otras juega a repetir versos a lo largo de poemas más largos.
Su carencia técnica es enorme. Lo suyo es un vagar sin rumbo de quien no maneja bien su oficio.
Podríamos dedicar más tiempo a un análisis pormenorizado del libro poema a poema, pero no lo merece.
Enhorabuena a Chus Visor que ha logrado que este libro tenga una subvención del Ministerio de Cultura,
que de nuevo somos todos.
Ojalá los amigos que en los agradecimientos aparecen (Elena Medel, Juan Andrés García Román y
Andrés Neuman) hayan disfrutado del libro más que nosotros.
Dice Castaño en su último poema:
“Al resplandor que más ofende
resulta desesperado y humano y justo lapidarlo”
Nada resplandece en este poemario vacuo, malo en forma y fondo. Las modas se construyen de manera
sencilla en un país poético tan estrecho como España, en donde los resortes de poder están en manos
de tan pocos.
Pero las modas y los rostros no crean poesía. Y este libro es un ejemplo más del peor camino que lleva
la poesía oficialista y resultona.
 

 

Valoración subjetiva del libro “Profundidad de campo”: 2 / 10

 

 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Mmmm… Carlos, la curiosidad no es una de mis debilidades,
    y mucho menos cuando sería provocada -aunque sean los addison
    los provocadores-.
    Claro que un 36 (de calzado) nos habla -indirectamente- de su feminidad:
    no tiene unos pies grandotes.

    Saludossss

    narcisodaa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario