VI

Te veo

muy lejos, desde mi miopía que saluda a desconocidos,

alegre como las pancartas,

cartográficamente.

Los graderíos no son nada sin ti,

laureles, vida mía, que confundo.

Anda, dime que haga letras para los coristas,

tú pulsas la lira,

laureles

desde lejos que confundo.

Sé que entre todos me eliges,

entre la arena soy un grano deseable.

Tú estás púrpura, ese color que odio,

coronado como la primera vez

entre calvos que mi miopía desconoce.

Anda, dime que haga letras líricas para tu obesidad,

que escriba petroglifos.

VI

Véxote

moi lonxe, desde a miña miopía que saúda descoñecidos,

alegre coma as pancartas,

cartográficamente.

Os graderíos non son nada sen ti,

loureiros, vida miña, que confundo.

Anda, dime que faga letras para os coristas,

ti pulsas a lira,

loureiros

desde lonxe que confundo.

Sei que entre todos prefíresme,

entre a area son un gran desexable.

Ti estás púrpura, esa color que odio,

coroado como a primeira vez

entre calvos que a miña miopía descoñece.

Anda, dime que faga letras líricas prá tua obesidade,

que escriba petroglifos.

Luisa Castro

en SETE POEMAS SOBRE LEÓNS

SIETE POEMAS SOBRE LEONES

de BALEAS E BALEAS

BALLENAS

(1988)