rosario

castellanos

poesía

no eres tú

de

mutilaciones

 

 

   

 

 

 

Un día dices: la uña. ¿Qué es la uña?

Una excrecencia córnea

que es preciso cortar. Y te la cortas.

 

Y te cortas el pelo par estar a la moda

y no hay en ello merma ni dolor.

 

Otro día viene Shylock y te exige

una libra de carne, de tu carne,

para pagar la deuda que le debes.

 

Y, después. Oh, después:

palabras que te extraen de la boca,

trepanación del cráneo

para extirpar ese tumor que crece

cuando piensas.

 

A la visita del recaudador

entregas, como ofrenda, tu parálisis.

 

Para tu muerte es excesivo un féretro

porque no conservaste nada tuyo

que no quepa en una cáscara de nuez.

 

Y epitafio, ¿en qué lápida?

Ninguna es tan pequeña como para escribir

las letras que quedaron de tu nombre.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario