t.s.eliot

la canción de amor de san sebastián

Llegaría vistiendo un cilicio,

llegaría con una lámpara en la noche

y me sentaría al pie de tu escalera;

me azotaría hasta sangrar

y tras horas y horas de plegaria

y tortura y placer,

hasta que mi sangre rodeara la lámpara                                   hasta que mi sangre rodeara la lámpara

y centelleara en la luz,

 

me convertiría en tu neófito

y entonces apagaría la luz                                                                       apagaría la luz

para seguirte adonde tú me guiaras,

 

para seguirte donde tus pies son blancos                                   para seguirte donde tus pies son blancos

en la oscuridad, hacia tu cama,                          en la oscuridad, hacia tu cama,

y donde tu vestido es blanco,

 

y contra tu vestido tu pelo trenzado.

Entonces tú me aceptarías,                                                        tú me aceptarías

porque yo repugnaba a tu vista;

 

me aceptarías sin vergüenza

porque yo estaría muerto                                                           porque yo estaría muerto

y cuando viniera la mañana

 

mi cabeza descansaría entre tus pechos.

 

Llegaría con una toalla en la mano

e inclinaría tu cabeza por debajo de mis rodillas;

tus orejas se enroscan hacia atrás de cierto modo,                                tus orejas se enroscan hacia atrás

como no lo hacen las de nadie más.

 

Cuando el mundo entero se derrita al sol,

se derrita o congele,

recordaré cómo se enroscaban tus orejas.                                recordaré cómo se enroscaban tus orejas

Me demoraría un momento

 

y seguiría la curva con mi dedo,

y tu cabeza bajo mis rodillas…

Creo que al fin lo entenderías.

No habría nada más que decir.

Me amarías porque yo te había estrangulado                                        yo te había estrangulado

y también por mi infamia;

 

y yo te amaría aún más por haberte mutilado

y porque ya no serías nunca hermosa                                                                      ya no serías nunca hermosa

para nadie salvo para mí.                                               salvo para mí

 

 

I would come in a shirt of hair

I would come with a lamp in the night

And sit at the foot of your stair;

I would flog myself until I bled,

And after hour on hour of prayer

And torture and delight

Until my blood should ring the lamp

And glisten in the light;

I should arise your neophyte

And then put out the light

To follow where you lead,

To follow where your feet are white

In the darkness toward your bed

And where your gown is white

And against your gown your braided hair.

Then you would take me in

Because I was hideous in your sight

You would take me in without shame

Because I should be dead

And when the morning came

Between your breasts should lie my head.

I would come with a towel in my hand

And bend your head beneath my knees;

Your ears curl back in a certain way

Like no one’s else in all the world.

When all the world shall melt in the sun,

Melt or freeze,

I shall remember how your ears were curled.

I should for a moment linger

And follow the curve with my finger

And your head beneath my knees—

I think that at last you would understand.

There would be nothing more to say.

You would love me because I should have strangled you

And because of my infamy;

And I should love you the more because I mangled you

And because you were no longer beautiful

To anyone but me.

 

 

the love song of saint sebastian

t.s. eliot

 

 

 

 

 

 

 

 

 

T. S. Eliot. The Love Song of St. Sebastian

Traducción de Henrique Taboada Mir