Oh dama sin corazón, hija del cielo,

auxíliame en esta solitaria hora,

con tu directa indiferencia de arma

y tu frío sentido del olvido.

 

Un tiempo total como un océano,

una herida confusa como un nuevo ser,

abarcan la tenaz raíz de mi alma

mordiendo el centro de mi seguridad.

 

Qué espeso latido se cimbra en mi corazón

como una ola hecha de todas las olas,

y mi desesperada cabeza se levanta

en un esfuerzo de salto y de muerte.

 

Hay algo enemigo temblando en mi certidumbre,

creciendo en el mismo origen de las lágrimas,

como una planta desgarradora y dura

hecha de encadenadas hojas amargas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pablo Neruda

Tiranía

De Residencia en la tierra

Cátedra, 1987


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario