Ah tú que dejas la poesía
porque no encuentras el rayo mortal
que no te busca: hago lo que puedo,
sobrevivo, la utilizo en defensa propia
sin poder estudiarla apenas.

He aprendido su manejo, sus leyes,
pero no puedo aprender de sus antecesores,
no poseo el oído del mundo, sino el mío.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

________________

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir