adrian henri: si no fueras tú, ¿quién te gustaría ser?

 

Paul McCartney Gustav Malher

Alfred Jarry John Coltrane

Charlie Mingus Claude Debussy

Wordsworth Monet Bach y Blake

 

Charlie Parker Pierre Bonnard

Leonardo Bessie Smith

Fidel Castro Jackson Pollock

Gaudí Milton Munch y Berg

 

Belà Bartók Henri Rousseau

Rauschenberg y Jasper Johns

Lukas Cranach Shostakovich

Kropotkin Ringo George y John

 

William Borroughs Francis Bacon

Dylan Thomas Luther King

H.P. Lovecraft T.S. Eliot

D.H. Lawrence Roland Kirk

 

Salvatore Giuliano

Andy Warhol Paul Cézanne

Kafka Camus Ensor Rothko

Jaques Prevert y Manfred Mann

 

Marx Dostoievsky

Bakunin Ray Bradbury

Miles Davis Trotsky

Stravinsky y Poe

 

Danilo Dolci Napoleón Solo

San Juan de la Cruz y

El Marqués de Sade

 

Charles Rennie Mackintosh

Rimbau Claes Oldenburg

Adrian Mitchel y Marcel Duchamp

 

James Joyce y Hemingway

Hitchcock y Buñuel

Donald McKinlay y Thelonius Monk

 

Alfred, Lord Tennyson

Matthias Grünewald

Philip Jones Griffitihs y Roger McGough

 

Guillaume Apollinaire

Cannonbal Adderley

René Magritte

 

Stéphane Mallarmé y Alfred de Vigny

Ernst Mayakovsky y Nicolas de Staël

Hindemith Mick Jagger Dürer y Schwitters

García Lorca

y

el último de todos

yo

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna