after pablo neruda: residencia en la tierra revisited

 

 

 

 

Y antes, tal vez, un caballo que se extiende

como si buscase su propio corazón, sus costillas,

su poder eléctrico,

derramándose sin tristeza sobre las yeguas,

haciéndose potrillo entre la ceniza.

 

 

Dónde, por qué se detiene de pronto el aroma

de las flores que se mueren, perfumando

de eternidad los minutos del tiempo,

cuando el agua de la lluvia parece crecer

como una oscura bandada de pájaros

que levantan el vuelo en medio de la noche.

 

 

Y mientras, dentro del invierno, entre sus frías rejas,

el viento recorre al galope las ciudades,

como si sólo el agua

como si solamente las piedras

como si sólo la muerte olfateando la vida.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.