carne de pixel

 

agustín fernández mallo

 

 

XXXIV premio de poesía

ciudad de burgos

 

 

pp. 9

 

 

 

lo más difícil de narrar siempre es el presente. Su instantaneidad no admite

proyecciones, fantasías, desenfoques. Yo no sé si todo aquello existió porque no sé si

existe. No sé si son ciertas tus manos [aunque sí sé que verosímiles] bajo la lluvia, y

tus ojos como Polaroids [irrepetibles y mostrando más de lo previsto]. Llorabas.

Llovía. Quién deja a quién si todos andamos diferidos de nosotros mismos, dejando

atrás lo que entendemos para no entender lo insoportable: que cada cual es uno y

además no numerable, que vendrán otras, que vendrán otros, que asusta pensar hasta

qué punto todos somos intercambiables. Sé que no podré olvidar cuanto vi en tus

ojos: el aire ionizado sobre nuestras cabezas, tus manos apretadas [no sé exactamente

qué visión pretendían refutar]. Puede que fuera yo quien lloraba, puede que fuera en

mí donde llovía. Puede que aún me estés besando, o que aquel martes [por decir un

día] jamás haya existido.

 

 

 

 

 

 

Título original:Carne de píxel

Agusn Fernández Mallo, 2008

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.