Ah palabras, rebeldes

desentonadas, nunca cantáis

la sinfonía que anhelo

¿Acaso he visto llorar a una piedra?

¿Reír al fuego?

Un pronombre no tiembla

un adverbio no padece

las flores no exhalan versos

ni el verbo concuerda con el sujeto

como lo hace un beso con el ocaso.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

3 comentarios

  1. Este poema, surgido por una conversación entre Juan y yo

    ha sido colgado en esta antología porque hemos considerado

    que su belleza, no nos pertenece.

    Ángel

Responder a angel Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.