El pack se intitula

UN ALARIDO ENTRE CRISTALES: ENSAYOS Y LECTURAS SOBRE ANTONIO GAMONEDA

(las mayúsculas son suyas)

MARÍA JESÚS ZAMORA CALVO CARLOTA FERNÁNDEZ-JÁUREGUI ROJAS (EDS.)

(las mayúsculas siguen siendo suyas)

Se trata del primer ensayo,

INFLEXIONES DISCURSIVAS EN LA POESÍA DE ANTONIO GAMONEDA*

Tomás Albaladejo

Universidad Autónoma de Madrid

 

Leemos:

[…]  Así, son muestra y prueba de esta rotura, sintagmas como «esta memoria despedazada»

y «esta pena arterial», que encontramos en este poema de Arden las pérdidas:

 

 

DE LAS violentas humedades, de

los lugares donde se entrecruzan

residuos de tormentas y sollozos,

viene

esta pena arterial, esta memoria

despedazada.

          Aún enloquecen

aquellas madres en mis venas.

 

________________

En la bitácora dedicada a Antonio Gamoneda,

el poema no se incluye en Arden las pérdidas, sino

en Poemas sueltos. Y está puesto tal que así: 

 

De las violentas humedades, de
los lugares donde se entrecruzan
residuos de tormentas y sollozos,
viene
esta pena arterial, esta memoria
despedazada. Aún enloquecen
aquellas madres en mis venas. No
enmudece la alondra ensangrentada.

_________________

 

Sigue diciendo el ensayista:

 

La estructura de cada uno de estos dos sintagmas ofrece un asiento poiético sobre el que se sitúan claves

de su poesía: en «esta memoria despedazada» es el adjetivo que es el participio «despedazada» el que

conduce el sustantivo «memoria» hacia la rotura y el que consolida el conjunto del sintagma en la poiesis

de la representación de la rotura; en «esta pena arterial» es el sustantivo «pena» el que impulsa la modulación

del adjetivo «arterial» e impide que éste quede desvinculado de la rotura. Si en «esta memoria desplazada»,

el adjetivo instala el sintagma en una posición semántica de activa representación de la rotura, en «esta pena

arterial» sucede a la inversa, siendo el sustantivo el que atrae hacia dicha posición el adjetivo y, por tanto, el

conjunto formado por sustantivo y adjetivo. El resultado es una representación entrecruzada de la rotura en

una peculiar estructura morfosemántica que, sin constituir la figura de quiasmo, pertenece al amplio campo de

lo quiástico, de tal modo que en ambos sintagmas ni el sustantivo ni el adjetivo quedan libres de la carga semántica

de rotura, la cual es reforzada por la implicación de uno y otro en una recíproca impregnación en la que prevalece

esta carga, dotando de pleno sentido al entrecruzamiento que se da en el conjunto de los dos sintagmas, en el

que no hay que olvidar la doble presencia del adjetivo demostrativo «esta», por sus implicaciones en la referencialidad

de la proximidad de la memoria y la pena al yo poemático. La presencia léxica del entrecruzamiento y la existencia

de entrecruzamiento en la estructuración poemática son manifestación del principio de aptum, tan importante en

el discurso retórico, en la poesía y en la literatura en general.

 

____________________

 

He empezado a leerlo, pero me he quedado -exhausto ya- en la primera línea, donde dice: ‘se sitúan las claves’.

Sólo quiero aclarar que ‘la representación entrecruzada… sin constituir la figura de quiasmo, pertenece al amplio

campo de lo quiástico’. 

Cuento cuatro ‘entrecruzamientos’ , más exactamente: tres ‘entrecruzamientos’ y un ‘entrecruzada’, lo que me confirma

que se trata de un término viral -o vírico- a partir del segundo verso del poema. En la entrada que acabo de colgar,

he utilizado inadvertidamente el término ‘entrecruce’.

 

La disertación del ensayista no concluye donde la he cortado: continúa. 

 

Pero no he encontrado ninguna referencia a que el poema, hasta ‘despedazada’, es un neruda: y repito que

no busco plagios entre los grandes, por supuesto. 

Neruda publico las residencias en 1935.

 

El ensayista es libre, un hombre libre que puede hablar de lo que quiera. 

Tal vez, por mi casi completo desconocimiento de la literatura sobre Antonio Gamoneda, ignoro que es del

dominio público -o, por lo menos, del público erudito-, que Gamoneda escribe nerudas -y tal vez neruda

escribió gamonedas, naturalmente. 

 

Dejo aquí el asunto, que proviene de una casual observación. 

 

____________________________

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna