Mujer en camisa


Rafael Alberti

Te amo así, sentada,

con los senos cortados y clavados en el filo,

como una transparencia,

del espaldar de la butaca rosa,

con media cara en ángulo,

el cabello entubado de colores,

la camisa caída

bajo el atornillado botón saliente del ombligo,

y las piernas,

las piernas confundidas con las patas

que sostienen tu cuerpo

en apariencia dislocado,

adherido al journal que espera la lectura.

Divinamente ancha, precisa, aunque dispersa,

la belleza real

que uno quisiera componer cada noche.


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención