hacia el azul

Sombras del sur, sombras aquí. Venid todas las ruedas velocísimas y salvadme del mar

que va a caerme de las alas. Si anteayer lloraba yo, hoy río, lo mismo que la trompeta

cuando cesa. Cuando tú, tú, tú, tú, tú callas diciendo: “No te quiero.” Pero el oro en la

palma de la mano fulgura una seguridad tan grata, que yo comprendo que el sueño lo han

inventado los cansados, los escépticos de su corazón mercenario, que golpeaba como

una moneda en una jaula, en un—delirante ayer—agrisado hoy volumen de gorjeo. Canta,

esperanza de agua. Dadme un vaso de nata o una afiladísima espada con que yo parta en

dos la ceguera de bruma, esta niebla que estoy acariciando como frente. Hermosísima, tú

eres, tú, no la superficie de metal, no la garantía de soñar, no la garganta partida por un

cuchillo de esmeralda, no; sino solo un parpadeo de dos visos sin tacto, de dos bellas

cortinas de ignorancia. ¡Olvidar!

Olvidar es una palabra fácil, fíjate bien: olvidar. Como quien dice: “Qué día hermoso”, o

“Qué hora será cuando la lluvia”, o “Dime el peso exacto de tu pena y te diré cómo querrías

llamarte: Alegre.” Sí, más alegre es la paloma que el cántaro. Cuando conteniendo la risa se

desborda la gracia gemebunda que antes se balanceó en el columpio de la palmera, el azul

más extraño se desmorona y llora, llora en orden, sin querer saber las noticias que dicen:

buen tiempo. Azul es el caramelo y azul el llanto sobre la mano empequeñecida. Azul la teoría

de los vuelos, esa fácil demostración de cómo las faldas al girar se abren en redondo y brillan

sin renuncia. Ese rumor no es el de tu cuerpo. Son tantos los resplandores interiores, que quiero

ignorar el número de estrellas.

Si me cayera en el hombro esa pena goteada, al darme en el hombro, mi cabeza quemada

saldría en cohete en busca de su destino. Ascendiendo, una gran risa celeste ha abierto sus

alas. El sol está próximo. En el seno de las aguas no hay fuego, pero esa faz resplandeciente

me atrae, porque quiero abrasarme mis pupilas, quiero conocer su esqueleto, esa portátil

mariposa de los finos estambres, las más delicadas papilas vibratorias.

Acaso el amor no puede quemarse. Como un acero carnal se salvará su conciencia. Labios

de Dios, besadme, salvadme de mi insistencia infatigada, de mi ceniza desmoronándose. ¡Qué

caña hueca de pensar quedará única, oh dulce viento de la estrella, oh azul envío retrasado, oh

dulce corazón que he perdido y que, como un gran hueco de latido, no atiendes ya en la rama!

Vicente Aleixandre

Pasión de la tierra

Obras completas 1924-67

Volumen I: poesía

aguilar/ biblioteca de premios nobel

segunda edición-primera reimpresión-1978

madrid


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna