Esta imagen prodigiosa de Emily no forma parte de las previsiones que uno,

con su escasa experiencia mental, vital y psicosexual puede hacerse.

Emily y su pelo, su cabellera, su melena total, rompen los esquemas de cualquier

hombre decente.

La humana imaginación actúa exactamente al revés que la melena cabellera

de Emily: simplifica a través de esquemas proporcionales, busca el patrón más

sencillo y regular y uniforme. Este pelo, en cambio, desborda innumerablemente

lo que ya estaba desbordado: añade siempre: pasión a pasión, memoria a memoria,

dolor a dolor –como dijo el poeta.

 

Es inconcebible e irreal, tiene uno que decirse mientras la está mirando detenidamente,

lo que supone que nunca la hubiera imaginado sin haberla visto y que, habiéndola visto,

estando mirándola, mis ojos o mis neuronas no se creen todo ese pelo a la vez en una

sola cabeza: desborda su capacidad de realidad.

 

Si dejo de verla, en cuanto deje de verla, mi imaginación no podrá reproducirla y

–lo que quizá es peor- el cerebro –un órgano indeseable y autosuficiente- dirá que sí,

que claro, que mucho pelo, pero mucho, mucho, mucho pelo: en súmula: querrá engañarme

con que este asunto extremo de Emily es solamente mucho/mucho pelo, habrá generalizado

el pelo, el concepto mental pelo, pero la realidad real del fenómeno Emily se le escapará

por todos lados: el cerebro humano no tiene capacidad para entender algunas cosas,

es un hecho.

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.