Emily está en el frío o en cualquier otra intemperie interminable y nos mira desde allí,

desde la distancia de la extrañeza o del desamparo o de la indefensión.

Nos mira como si tanto ella como nosotros fuésemos a morir, pero nosotros antes:

estamos en la escena en la que el tren atestado nos lleva al campo de exterminio y

Emily nos ve pasar y nos mira como a muertos, y en sus ojos sólo vemos el vacío

de la conciencia: de la suya y de la nuestra.

Estamos en un universo inhumano, desolado, sin vínculos entre los seres: sólo la muerte

y el terror. La mirada de Emily no pide ni ofrece, no pregunta ni responde: sólo queda

el vacío: ya no conoce ni espera ser conocida.

Emily seguirá andando y deteniéndose, marchando sin dirección, sin destino, perdida:

está más allá del cuerpo y sus necesidades, que ya no recuerda: puede desfallecer de

hambre o de sed o de cansancio, pero sin sentirlo: aunque viera pan o agua no los

reconocería. Cuando oscurezca y no pueda seguir andando porque no vea nada, tal vez

se siente o se recline en el regazo de piedras extrañas, quieta y desvelada, insomne,

mirando la oscuridad con los ojos abiertos, levantándose sin motivo para volverse a tender,

enajenada. Todo es casual, arbitrario, incomprensible: el pensamiento y el corazón y

la vida están rotos, desgajados, escindidos: nada tiene continuación porque nada tiene

comienzo ni fin: todo es absurdo, innecesario, ajeno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna