Es delicioso ver dormir a Natalia: con el jersey escaso y los vaqueros desabrochados

que nos dan, que nos dejan el ombligo como un hoyo para meter las canicas.

Y después, además, el derrumbamiento general de la cabeza, que nos recuerda que

la muerte colabora con el sueño. Y sus facciones, con esa especialísima belleza que sólo

el sueño proporciona.

Se dice que la vida es un largo camino hacia el cansancio. No sé, pero el sueño es una

recompensa que no todos merecemos. Un cuerpo, si se lo trata bien, puede durar toda

la vida.

El sueño tiene algo de sagrado y se dice que no se debe mirar a una persona que duerme,

quizá por su indefensión, ya que es (como) tocarla con los ojos cuando no puede vernos.

‘Habría que inventar las camas de agua, ofrecen la posibilidad de beber algo a media noche

sin peligro de pisar al gato’ –dijo el poeta-.

Un detalle: cuando Natalia duerme, las sombras contienen el aliento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna