Cómo adelanta los hombros y cómo se le marcan, así, las clavículas, que se

convierten en dos asas para levantar la tapa del tórax, la tapa del pecho, las tapas.

Sara está hermosa y grande de rasgos, de facciones, que, además, se le marcan bien,

se le dibujan mucho. Va de traje de baño negro y chaqueta blanca de tweed, con lisonjas

en el cuello y arotes doradamente finos de pendientes.

Se ha quedado tiesa, fijada en la pose, y a uno le gustaría decirle que ya puede relajarse,

que desmonte el arquetipo y que suelte los músculos somáticos de la cara y del tronco.

Sentada al pie de una columna, con el culo frío de la piedra y aguantando hasta los ojos

en pose inmóvil de farol, Sara se está subiendo al cartel de la vida y de la fama, con caballo

y todo, que es como hay que subirse a los carteles y como hay que entrar en las vidas

ajenas, sin caerse de la montura y sin que la montura se le caiga a uno encima.


‘¿Qué me da, que tengo ojos? ¿Qué me da, que tengo alma?¿Qué me da, que se acaba

en mí mi prójimo y empieza en mi carrillo el rol del viento? ¿Qué me ha dado, que cuento

mis dos lágrimas, sollozo tierra y cuelgo el horizonte?’ –preguntó el poeta.

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna