Sara está recostada en uno de los troncos del árbol del amor, que tiene la corteza

completamente tatuada, cicatrizada de nombres y de fechas y de corazones.

Quizá está aprendiendo a no pensar jamás en otra cosa que no sea una idea pura,

a no sentir jamás otra cosa que no sea un sentimiento puro.

Sara parece una muchacha precoz, tal vez por su mirada directa que nos escruta

sin inhibiciones; tal vez por su desenvoltura de camiseta desabrochada hasta el ombligo.

De las mangas de la chaqueta –que en vez de puesta lleva contrapuesta- le salen los

brazos flacos, enclenques, huesudos de codos y marcados de tendones.

Tiene el mando de la mirada, de la suya y de la nuestra: si le aburre, si no le divierte

lo que ve en nosotros, desenganchará su mirada y dejará caer la nuestra sin más,

despreocupadamente.

Como sucede con frecuencia con las personas impulsivas, Sara puede ser fascinante.

Está hermosa de impostura: le importa un rábano lo que pensemos de ella porque sabe

que siempre irá por delante de nosotros. Es hermosa como las mujeres que aparecen

en los sueños de los capitanes de fragata, vivísima y peligrosa, juguetona y jugadora.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna