En un banco…

En un banco,

meneando aburrida mis zapatos de bruja,

yo veía al invierno entrar y salir,

flirtear con el aire y sentarse finalmente a mi lado.

(Otro -pensé- que tampoco tiene nada que hacer

         esta tarde.)

Ya me iba a levantar cuando descubrí su espalda

en la ventana de enfrente.

Usted hablaba con alguien.

Y en ese mismo momento

-los libros, cómo no, resbalaron patosos desde la falda

hasta el suelo-

se volvió a mirarme.

Almudena Guzmán

en A media voz

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna