Mother Naturae

Extraña mansedumbre la de los rascacielos.

No amenazan, ordenan peso y neas.

Sin estruendo, gigantes, permanecen.

Ligera, en camin de invierno,

asediada de gritos y de meros,

soñando candelabros y leones,

arrulla Nueva York a sus pequeños monstruos.

Rascacielos, cerrad cada batiente;

dormid, torres heladas;

avisad a la gente, si no ha muerto.

 

 

Andrés Neuman

Poemas del asombro en Woodside

1999

inédito

Geometría y angustia

Poetas españoleen Nueva York

Edición e introducción de Julio Neira

Primera edición: noviembre 2012

Fundación José Manuel Lara, 2012

Sevilla


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención