[ezcol_1half]          

Joven


Hace mil puertas

cuando yo era una chiquilla solitaria

en una gran casa con cuatro

garajes y era verano

según creo recordar,

yacía por la noche sobre la hierba,

los tréboles cedían bajo mi peso,

las estrellas sabias fijas por encima de mí,

la ventana de mi madre un embudo

por el que escapaba un calor amarillo,

la ventana de mi padre, a medio cerrar,

un ojo por donde pasaban durmientes,

y las tablas de la casa,

suaves y blancas como la cera

y probablemente un millón de hojas

se mecían sobre sus extraños tallos

mientras los grillos cantaban al unísono

y yo, en mi cuerpo recién estrenado,

que aún no era el de una mujer,

interrogaba a las estrellas

y pensaba que Dios realmente podía ver

el calor y la luz pintada,

codos, rodillas, sueños, buenas noches.

  [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 

Young

A thousand doors ago
when I was a lonely kid
in a big house with four
garages and it was summer
as long as I could remember,
I lay on the lawn at night,
clover wrinkling over me,
the wise stars bedding over me,
my mother's window a funnel
of yellow heat running out,
my father's window, half shut,
an eye where sleepers pass,
and the boards of the house
were smooth and white as wax
and probably a million leaves
sailed on their strange stalks
as the crickets ticked together
and I, in my brand new body,
which was not a woman's yet,
told the stars my questions
and thought God could really see
the heat and the painted light,
elbows, knees, dreams, goodnight.
-
-
-
-
--
-
-
-
-
-
--
-
-
--
[/ezcol_1half_end]
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
Anne Sexton
Volume: All My Pretty Ones
Year: Published/Written in 1962
-
-
-
-
-
-
-
-

-
-
-

 






0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.