[ezcol_1half] recuerdo

 

A principios de agosto

los invisibles escarabajos comenzaron

a roncar y la hierba estaba

tan fibrosa como el cáñamo y no tenía

color -a menos que

el de la arena sea un color- y

andábamos con los pies desnudos

desnudos desde el veinte

de junio y en ocasiones

olvidábamos dar cuerda

al reloj despertador y algunas noches

bebíamos ginebra templada y pura

en viejos frascos de jalea mientras

el sol se perdía de vista

como un sombrero pintado de rojo y

un día me recogí el cabello

con una cinta y tú dijiste

que casi parecía

una dama puritana y lo que

mejor recuerdo es que

la puerta de tu dormitorio era

la puerta del mío.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] l remember

 

By the first of August

the invisible beetles began

to snore and the grass was

as tougb as hemp and was

no color- no more than 

the sand was a color and

we had worn our bare feet

bare since the twentieth

of june and there were times

we forgot to wind up your

alarm dock and sorne nights

we took our gin warm and neat

from old jelly glasses while

the sun blew out of sight

like a red picture hat and 

one day tied my hair back

with a ribbon and you said

that I looked almost like

a puritan lady and what

remember best is that

the door to your room was

the door to mine.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

ANNE SEXTON

EL ASESINO Y OTROS POEMAS

TRADUCCIÓN DE JONIO GONZÁLEZ Y JORGE RITTER

1• reimpresión, junio 2007

Icaria editorial, s.a.

Barcelona

 


 

 

 

 

 

 

4 Comentarios

  1. caballo

    Big Master: ya sé que te puede parecer que juego sucio metiendo

    a anne sexton -nada menos- en este pequeño reto.

    Ya sabes, cada uno se defiende como puede ()

    Suerte ¡¡¡¡

    narcisodaa

    Responder
  2. angel

    Hum!!! así que reto ¿eh?

    vamos allá

    Ángel

    Responder
  3. Vladimira

    Reto de qué?

    Responder
  4. angel

    De colgar poemas demasiado mágicos Vlad…¿te animas?

    Ángel

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna