[ezcol_1half]        

todos conocen la historia de la otra mujer

Es un pequeño Walden.

Ella está sola en su respiración

mientras el cuerpo de él despega y vuela,

vuela tan derecho como una flecha.

Pero es una mala versión.

La luz del día no es amiga de nadie.

Dios llega como un amo

y enciende su lámpara de bronce.

Ella no se siente demasiado bien.

Él se coloca nuevamente los huesos

y retrasa una hora el reloj.

Ella conoce la carne, ese globo de piel,

los miembros sueltos, las tablas,

el techo, el techo corredizo.

Ella es su selección, media jornada.

¡Vosotros también conocéis la historia! Mirad,

cuando todo termina él la cuelga

como a un teléfono, otra vez a la espera.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

You all know the story of the other woman

It’s a little Walden.

She is private in her breathbed

as his body takes off and flies,

lies straight as an arrow.

But it’s a bad translation.

Daylight is nobody’s friend.

God comes in like a landlord

and flashes on his brassy lamp.

Now she is just so-so.

He puts his bones back on,

turn­ing the clock back an hour.

She knows flesh, that skin balloon,

the un­bound limbs, the boards,

the roof, the removable roof.

She is his selec­tion, part time.

You know the story too!

Look when it is over he places her,

like a phone, back on the hook.

[/ezcol_1half_end]

Anne Sexton

de El asesino y otros poemas

Asesores literarios:

Concha García y Juan Antonio González Fuentes

reimpresión, junio 2007

Traducción Jonio González y Jorge Ritter

Icaria editorial, s.a.

Barcelona

 

anne-sexton


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna