EDAD

Antonio Gamoneda

Ed. Cátedra

1988

 

VI

descripción de la mentira

—————————

1975-1976

– 

No recurriré a la verdad porque la verdad ha dicho no y puesto ácidos

en mi cuerpo y me ha separado de la exaltación

¿Qué verdad existe en el vientre de las palomas?

¿La verdad está en la lengua o en el espacio de los espejos?

¿La verdad es lo que se responde a las preguntas de los príncipes?

¿Cuál es entonces la respuesta a las preguntas de los alfareros?

Si levantas una túnica encontrarás un cuerpo pero no una pregunta:

¿para qué las palabras desecadas en cíngulos

o las construidas en esquinas inmóviles,

las instruidas en láminas y, luego, desposeídas y ávidas?

Y bien; ¿he sido yo alguna vez cínico como asfalto o pelambre?

No es así sino que el asfalto poseía mi memoria y mis exclamaciones

relataban la perdición y la enemistad.

Nuestra dicha es difícil recluida en la belladona y en recipientes que

no deben ser abiertos.

Sucio, sucio es el mundo; pero respira. Y tú entras en la habitación

como un animal resplandeciente.

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna