Bellos son los cadáveres azules.

Escuchamos hierros y respiramos el olor a sal de peces endurecidos entre espejos,

y la sombra es verde delante de nuestros pasos hasta el lugar donde la leche descansa bajo sudarios transparentes.

Utilidad de la muerte;

frialdad de los animales sacrificados en los patios distantes;

sábado bajo los tímpanos industriales.

 

 

 

 

 

 

 

ag21

 

 


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.