He aquí las cabezas congregadas

a la convexidad; habla el volumen

y no turba el silencio; se averiguan

sólo la dimensión y la tristeza.

Surgen del capitel innumerables,

de la tiniebla de los huesos y

la poderosa ritmación redonda:

consistencia mortal, morfología

que se revela y no se nombra, fruto

obstinado del tímpano y el tiempo.

 

 

 

 

antonio gamoneda

V · exentos II

Pasión en la mirada

1963-70

 

 

 


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna