posiblemente estos poemas están ya en Verseando, incluso más

de una vez. Con todo, considero no es molesto releerlos, aunque ya los vayamos

aprendiendo de memoria. Además se trata, en general, de los mejores, lo que tiene

su lógica. 

 

 

antonio gamoneda

 

 

libro del frío

 

 

 

 

de   geórgicas

 

 

 

Yeguas fecundas en la fosforescen-

cia. Recuerdo el miedo y la felicidad

en mis cabellos hendidos por el

relámpago; después, el agua y el

olvido.

 

 

 

A veces veo el resplandor del monte

sobre las grandes máquinas de la

tristeza.

 

 

 

 

de   aún

 

 

 

 

Alguien ha entrado en la memoria

blanca, en la inmovilidad del cora-

zón.

 

Veo una luz debajo de la niebla y la

dulzura del error me hace cerrar los

ojos.

 

 

Es la ebriedad de la melancolía;

como acercar el rostro a una rosa

enferma, indecisa entre el perfume y

la muerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención