aymeline-valade

 

 

 

Aymeline se ha instalado en modo promiscuo en un callejón del mundo, bien apalancada

contra la pared y con un vestido largo de sangre apenas coagulada que es una roja detonación

en medio de un escenario de blancos y negros y grises cojos de pata.

Su alma es hembra, pero díscola a pedradas como la de un chico arisco de los barrios más

periféricos, allí donde acaba la ciudad y empieza el campo y los desmontes y las escombreras.

Está flaca y todavía sin domar, como un diamante implacable: aún no ha aprendido a saborear

la canción estupenda de la cordialidad.

Sus pechos no llenan las copas del vestido, que se pliegan ordenadamente como dos párpados

cerrados. Aymeline está cautelosa en su curiosidad y no nos mira a los ojos; sus brazos de abrazar

están recíprocos, y las clavículas son una percha de la que cuelga su cosa flaca y el vestido que

se derrama calle abajo, manando sangre sin cesar del corazón de Aymeline, de su íntimo crepúsculo,

de sus seis dialectos enteros.

Es una hierba purísima, absurda, que sólo sabe amar todavía en corto y en actualidad, con un cariño

animal y tozudo, insobornable, sin reflexiones técnicas, oscuramente y aparte.

Aymeline viene a ser una metafísica del mundo universo -o de su barrio pedregoso-, y no hay nadie

en su experiencia mortal, y mis ojos descienden suavemente por la longitud angulosa de sus brazos.  

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna