blanca andreu:

de una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall:

poema sin título

 

 

 

 

Lectura de Guillermo Cano

 

 

 

 

 

Escucha, escúchame, nada de vidrios verdes o doscientos días de historia, o de libros

abiertos como heridas abiertas, o de lunas de Jonia y cosas así,

sino sólo beber yedra mala, y zarzas, y erizadas anémonas parecidas a flores.

 

 

Escucha, dime, siempre fue de este modo,

algo falta y hay que ponerle un nombre,

creer en la poesía, y en la intolerancia de la poesía, y decir niña

o decir nube, adelfa,

sufrimiento,

decir desesperada vena sola, cosas así, casi reliquias, casi lejos.

 

 

Y no es únicamente por el órgano tiempo que cesa y no cesa, por lo crecido, para la sonriente,

para mi soledad hecha esquina, hecha torre, hecha leve notario, hecha párvula muerta,

sino porque no hay forma más violenta de alejarse.

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna