café y manzanas

 

Café y manzanas en la tarde de junio.

En un tibio rincón civilizado

mis sentidos abarcan una situación ligeramente abstracta.

El mundo se ha vuelto hospitalario

como una tregua en medio de la historia.

Las manzanas despiden un resplandor amarillo,

el café entrega su humo íntimo.

Para mi fracaso de individuo contemporáneo

todo esto parece suficiente,

el frío interno de las manzanas,

el calor inestable del café,

dos razones de la naturaleza que escapan a mi dominio.

Así que estoy con mi trasero desparramado

en un aposento adecuado a mi clase social.

Puestas a buen recaudo las cosas suaves

allí se cierran las puertas al tumulto general.

Pero a veces estalla una bomba en el piso bajo

y la policía acude para saber quién es quién en este mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

joaquín giannuzzi

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.