carlos marzal

 

el pozo salvaje

 

los países nocturnos

1996

 

 

 

el pozo salvaje

 

 

 

Por más que aburras esa melodía

monótona y brumosa de la vida diaria,

y que te amansa;

por más lobo sin dientes que te creas;

por más sabiduría y experiencia y paz de espíritu;

por más orden con que hayas decorado las paredes,

por más edad que la edad te haya dado,

por muchas otras vidas que los libros te alcancen,

y añade lo que quieras a esta lista,

hay un pozo salvaje al fondo de ti mismo,

un lugar que es tan tuyo como tu propia muerte.

Es de piedra y de noche, y de fuego y de lágrimas.

En sus aguas dudosas

reposa desde siempre lo que no está dormido,

un remoto lugar donde se fraguan

las abominaciones y los sueños,

la traición y los crímenes.

Es el pozo de lo que eres capaz

y en él duermen reptiles, y un fulgor

y una profunda espera.

En tu rostro también, y tú eres ese pozo.

 

Ya sé que lo sabías. Por lo tanto,

Acepta, brinda y bebe.

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.