De la noche a la mañana voy

sacando lengua a las más mudas equis.

 

En nombre de esa pura

que sabía mirar hasta ser 2.

 

En nombre de que la fui extraño,

llave y chapa muy diferentes.

 

En nombre della que no tuvo voz

ni voto, cuando se dispuso

esta su suerte de hacer.

 

Ebullición de cuerpos, sinembargo,

aptos; ebullición que siempre

tan sólo estuvo a 99 burbujas.

 

¡Remates, espesados en naturaleza,

de dos días que no se juntan,

que no se alcanzan jamás!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

César Vallejo

de Trilce, LXXVI

Obra poética completa preparada

por Georgette de Vallejo

(Lima, Francisco Moncloa Editores, 1968)

Lima, 2009

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.